Avenida Chicureo 800, Colina

¿Cómo estimular el lenguaje de nuestros hijo(a)s en casa?

  • Dejar espacio para que el niño pueda expresarse. Cuando el niño intente decirnos algo, no adelantarnos ni responder por él aunque se demore.  Cuando el niño señala la manzana su mamá no debería apresurarse a dársela esperar a que haga el esfuerzo de nombrarla ‘nana’ o ‘mame’.
  • Hablar con el niño usando frases cortas y sencillas. 
  • Hacer correcciones indirectas ejemplo si dice miau  por gato, confirmar: ‘Sí, es un gato’. No debemos corregirle nunca directamente, ni intentar que repita exactamente lo que decimos. Mucho menos sacar en cara el error, sólo ofrezcamos la frase correcta para que el niño la incorpore de forma natural.
  • Respetar los silencios y espacios del niño. Tratar de identificar las situaciones en las cuales como padres respondemos por los niños. Ejemplo:  Cuando alguien se acerca y le pregunta: ‘¿Qué te regalaron para tu cumpleaños?’, no debemos responder por el o ella. Si no responde está bien y si responde otra cosa también.

  • Nunca corregir directamente  al niño como por ejemplo “no se dice ato , es auto” o  “ está mal piatano , se dice plátano”, ya que con esto el niño se frustra en su intento por comunicar y para una próxima oportunidad puede preferir no hablar.

  • Cuando converse con  el niño (a), puede intentar equivocarse  voluntariamente al decir una palabra, autocorregirse  y decir “ me equivoque! No importa” y lo vuelve a decir correctamente para que  el niño vea que equivocarse al decir palabras  es algo  natural que le sucede a cualquier persona y tiene solución.
  • Si el niño pide las cosas señalando con el dedo, con gestos  o llevando al adulto hacia lo que quiere podemos ofrecerle alternativas ‘¿Quieres comer un plátano o una manzana?’, para ayudarle a nombrar las cosas.  También funciona bien ofrecerle dos alternativas; la que el niño quiere y una absurda para que el niño haga el esfuerzo de nombrar lo que quiere. Ejemplo si quiere pan le  decimos : ¿quieres el  pan y o  la cuchara?
  • Pedirle que  te cuenten, en forma cronológica, lo que hicieron durante el día. Pregúntele qué tienen preparado hacer para el otro día.
  • Usar las canciones para aprender nuevas palabras sobre todo en los más pequeños de la familia resulta provechoso y divertido. Los ritmos ayudan mucho a los niños a recordar palabras nuevas pues usamos más entradas sensoriales para fijar la memoria. Existen muchas canciones que nos ayudan a aprender distintas cosas como las categorías semánticas básicas (ejemplo partes del cuerpo, ropa, animales, frutas, etc. )
  • Contarle cuentos a diario. Imprescindible es la lectura de cuentos, idealmente aquellos que tienen  poco texto y muchos dibujos. El adulto se encarga de contar primero la historia  y luego  le pide al niño que apoyándose en los dibujos nos relate una historia. También pueden jugar a inventar diferentes finales.